Nuevo estudio advierte sobre la contaminación por mercurio derivada de la quema de productos

(foto de LJ Pasion)


4 de febrero, 2009

Buenos Aires, Manila

Un nuevo estudio publicado hoy muestra que la quema de productos que contienen mercurio libera cerca de 200 toneladas de mercurio a la atmósfera cada año, representando un 10 por ciento del mercurio que se emite a la atmósfera por actividades humanas. El estudio, titulado “Mercurio en ascenso: reduciendo las emisiones globales por la quema de productos” publicado por Mercury Policy Project, el Grupo de Trabajo Mercurio Cero, la Alianza Global por Alternativas a la Incineración y Ban Toxics! advierte que las emisiones de mercurio derivadas de los productos que se convierten en residuos han sido seriamente subestimadas.

“En base a los resultados del informe, creemos que es importante reconocer que la quema de productos que contienen mercurio es una fuente mucho más significativa de lo que se sospechaba,” dijo Michael Bender, director de Mercury Policy Project. “Nuestra revisión muestra que la quema de residuos que tienen productos con mercurio representa un nivel de emisiones de mercurio a la atmósfera al menos dos veces mayor de lo que se suponía.”

Los principales procesos de combustión investigados en el estudio fueron la incineración de residuos médicos, la incineración de residuos urbanos y peligrosos, la incineración de lodos cloacales y las quemas en rellenos y a cielo abierto.

A nivel mundial, el informe muestra que las principales fuentes de emisión al aire derivadas de la quema de residuos con presencia de productos que contienen mercurio, como ser tubos fluorescentes, termómetros con mercurio, sin incluir la disposición de residuos derivados de procesos de fabricación, son:

    *  la incineración de residuos urbanos y peligrosos (41% del total de emisiones asociadas a la quema de productos que contienen mercurio)


    * incendios en rellenos y quemas a cielo abierto de residuos que contienen productos con mercurio (45% del total).


    *  incineración de residuos médicos (11% del total), e


    * incineración de lodos cloacales municipales (3% del total).


Otros estudios similares han calculado las emisiones de mercurio al aire derivadas de la combustión de residuos y productos que contienen mercurio, pero no han investigado detalladamente las emisiones derivadas de los incendios en rellenos y la quema de residuos urbanos a cielo abierto.

El informe muestra la magnitud de las emisiones en el este y el sudeste de Asia (y el sur de Asia en menor medida) derivadas de los incendios en rellenos y la quema de residuos urbanos a cielo abierto. El estudio señala que estas observaciones reflejan una combinación de una quema a cielo abierto significativa, especialmente en áreas rurales, la presencia de una mayor cantidad de productos que contienen mercurio en esa región, y los índices muy bajos de reciclaje.

El informe señala que la incineración de residuos urbanos no es común en la mayoría de los países de Asia. La magnitud de las emisiones atmosféricas asociadas a la incineración en esta región se explica por la generación de grandes volúmenes de residuos el uso y la disposición relativamente altos de productos que contienen residuos, y el hecho que Japón incinera un porcentaje muy alto de sus residuos.

El informe recomienda que el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en su próxima reunión en febrero en Nairobi, establezca un Comité Intergubernamental de Negociación a fin de negociar un instrumento independiente y vinculante sobre mercurio.

Hasta tanto ese instrumento entre en vigencia, el informe recomienda a PNUMA que tome las siguientes medidas:

     - Asumir la responsabilidad por las actividades de difusión, analíticas, de apoyo técnico y legal para incentivar a los fabricantes de productos que contengan mercurio, y a aquellos países donde radiquen esos fabricantes, para que adopten las medidas necesarias.

    - Reconocer que la combustión de productos que contienen mercurio en incineradores, incendios en rellenos, y quema de residuos urbanos a cielo abierto contribuye significativamente a la emisión de mercurio y otros tóxicos tanto a los ecosistemas locales como globales, y exhortar a que se tomen pasos para detener esas practicas y avanzar expeditivamente hacia alternativas seguras, justas, sustentables y más benignas para el ambiente.

CONTACTO:

1. Michael Bender, Mercury Policy Project, tel # +01 802-223-9000, e-mail: mercurypolic@aol.com

El estudio completo en ingles se puede descargar aqui

El resumen del estudio en castellano se puede descargar aqui

Notas:

1. El mercurio y sus compuestos son sumamente tóxicos para los humanos, especialmente para el sistema nervioso en desarrollo. También son dañinos para los ecosistemas y otros seres vivos.

2. El mercurio se libera de forma natural por fuentes tales como volcanes, evaporación de las superficies del suelo y agua, y por la degradación de minerales y por incendios forestales. Parte de las emisiones actuales derivadas de las superficies de suelo y agua, sin embargo, están asociadas a la deposición previa de mercurio por fuentes antropogénicas y naturales.

3. El mercurio es un elemento traza del carbón. El uso extendido de carbón en las centrales termoeléctricas hace a esta fuente en una de las principales fuentes de emisión de mercurio al aire en el mundo.

Para más información sobre mercurio, visitar: www.zeromercury.org
y www.saludsindanio.org

Para más información sobre residuos, visite www.noalaincineracion.org y www.no-burn.org 





members sign in